Amar

Amar

Reflexiones Colectivas

Amar esa claridad de los ojos capaces de desnudar con una simple mirada.

Amar esa sonrisa que dedican tras un chiste que nada esconde aparte de lo estúpido que pueda resultar.

Amar esas carcajadas que serían capaces de reconstruir las cenizas de cualquier difunto.

Amar esa luz que desprende el cielo cuando se despide tras su anochecer.

Amar esas conversaciones de madrugada que hacen del arrepentimiento un despertar.

Amar ese agua dotada de tal libertad recogida en una sola brazada.

Amar esos cuentos en los que toda fantasía era suficiente para hacer soñar.

Amar esos libros capaces de hacer viajar a lugares nunca conquistados por algo más que la imaginación.

Amar ese olor que desprende una vela tras un simple y único soplido fugaz.

Amar ese primer bocado del ansiado plato que tanto gusta volver a disfrutar.

Amar ese primer beso cuyo sabor dulce y atrayente será difícil olvidar.

Amar…

Ver la entrada original 43 palabras más

Energía

Energía

Reflexiones Colectivas

Esa fugacidad propia del momento.

Ese cruce de miradas que eriza la piel.

Esa sensación de que nada importa excepto el aquí y ahora.

Esa parte racional que desaparece, dejando paso en la escena a la salvaje y retorcida.

Esos momentos fugaces pero lo suficientemente intensos, únicos e irrepetibles.

Esa energía que sólo dos cuerpos conectados son capaces de generar.

Ese calor torturador que hace que te retuerzas hasta enloquecer.

Ese sonido de vuestras respiraciones entrecortadas por el momento.

Esos suspiros capaces de destruir al ser más indestructible.

Momentos efímeros, sí, pero capaces de hacerte olvidar y dejarte sentir, sólo sentir.

Ver la entrada original

La felicidad

La felicidad

Reflexiones Colectivas

Buscamos algo que nos diga a voz limpia y rompedora que somos felices, algo que nos encienda la bombilla y nos diga ahora sí, lo conseguiste.

¿Cómo saber si realmente somos felices?

Vivimos numerosos momentos en nuestra vida en los que pensamos, podría ser ahora, pero luego ocurre algo que hace que vuelvas a tu camino, aquel construido por sueños que difícilmente alcanzas y que hacen siempre referencia al futuro, a ese tan incierto futuro con el que todos estamos obsesionados.

Quién escribe esto no es más que una de esas personas que sueña y sueña cada vez más alto, pensando que algún día lo conseguirá todo y puede ser que sí, nunca dudaría sobre ello, hay que soñar alto para llegar alto, creo que no hay algo más certero que eso, pero la cuestión es ¿seré feliz cuando lo consiga? o ¿me daré cuenta de que la felicidad no…

Ver la entrada original 303 palabras más